INICIO / LA FUNDACI覰 / Palabras del Presidente

Palabras del Presidente

LA FUNDACIÓN DON JUAN DE BORBÓN ESPAÑA-ISRAEL ASPIRA A CONTRIBUIR AL ACERCAMIENTO DE ESTOS DOS PAÍSES EN CAMPOS COMO LA EDUCACIÓN, Y LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

La Fundación Don Juan de Borbón España-Israel es un encargo y es un proyecto. El encargo se nos impone por largos siglos de historia judía en España en la que se hilvanaron tejidos imborrables de memoria, con sus luces y sus sombras, y se crearon espacios de influencia mutua entre judíos, cristianos y musulmanes. Esos espacios exigen ser rescatados, más aún en estos tiempos convulsos en los que incumbe a la sociedad civil preservar y divulgar lo mejor de nuestra herencia común. Es la condición humana: todo proyecto de futuro es en gran medida parte de un largo proceso histórico que tiene al pasado como referencia.

El proyecto de nuestra Fundación es pues un proyecto de cara al futuro. Israel y España son dos miembros destacados de la comunidad internacional, dos naciones ribereñas de esta cuna de civilizaciones que es el Mediterráneo, dos democracias vibrantes y bien asentadas, pero que al mismo tiempo se enfrentan a desafíos cada vez más exigentes que nos impone la economía moderna con sus ciclos de auge y depresión, y la necesidad de no parar en la lucha por un mayor bienestar y una sociedad más justa y equitativa.

Tampoco podemos ignorar que la paz, como decían en tiempos cervantinos, es la madre del pan, y en palabras de Jorge Semprun siglos más tarde, hija de la democracia. Y esta modesta Fundación nuestra aspira a contribuir su grano de arena a la búsqueda del compromiso y la reconciliación ahí donde nuestra contribución podría ser relevante. España siempre ha tenido esa vocación de paz, que nos gustaría alentar. Aquí nació la Conferencia de Paz de Madrid para el Medio Oriente, y de aquí surgieron ideas e iniciativas a favor de la paz en el Oriente Próximo y más allá.

Es también nuestra intención canalizar las voluntades de comunidades judías a través de la Diáspora a favor de esta labor de acercamiento que nos proponemos elaborar. El interés, incluso entusiasmo, con el que la creación de la Fundación ha sido recibida entre las comunidades judías nos llevan a pensar que eso es posible.

Civilizaciones representan con frecuencia una respuesta a los retos del entorno en el que emergen. Sin recursos naturales y en un entorno hostil, Israel se vio obligada a adentrarse en los campos de la economía del cerebro, la economía digital, lo cual requiere inversiones en la educación y en el desarrollo del capital humano de la nación.
España, hasta recientemente la octava economía mundial, se encuentra hoy en una encrucijada vital en la que explora un cambio de su modelo de crecimiento económico. Su extraordinario capital humano es, sin duda alguna, una herramienta que le abre al país un amplio abanico de posibilidades.

Son tantos, pues, los posibles espacios de cooperación entre España e Israel. La Fundación Don Juan de Borbón España-Israel aspira a contribuir dentro de sus posibilidades al acercamiento de estos dos países en campos como la educación, la innovación tecnológica, la cooperación económica, el dialogo entre las sociedades civiles de ambos países, los intercambios culturales y, no menos importante, la búsqueda de la paz.

^ SUBIR ^